El origen: El demonio, el mundo y la carne

El collage es una técnica o procedimiento creativo popularizado y sublimado por las vanguardias artísticas en las primeras décadas del siglo XX. Para confeccionar estos ensamblajes se asocian y se adhieren entre sí elementos preexistentes para, de este modo, elaborar una pieza singular. Los materiales de partida pueden ser muy diversos: recortes de papel, de fotografías, de estampas o de grabados, fragmentos de maderas, de metal, o cualquier objeto a nuestro alcance de dispar procedencia.

Muy pronto los gabinetes pedagógicos incorporaron el collage en los programas de la asignatura de plástica, conscientes de las facilidades que ofrecía trabajar con piezas y elementos “acabados”, así como de las posibilidades que brindaba esta técnica a los “menos dotados”.

Las obras que aquí se reúnen fueron confeccionadas por el artista cuando estudiaba Bachillerato (cursos 1976/1977, 1977/1978 y 1978/1979), y como obsesiva práctica compositiva a partir de fotografías publicitarias recortadas. Evidentemente, en muchas de ellas subyacen los miedos, las inseguridades, los mitos y las preocupaciones que imperan en un muchacho que quiere superar la adolescencia.

Estos puzles de imágenes –apropiadas de otros– nunca se transformaron en fotomontajes, pues, hasta ahora (2019), no habían pasado por el objetivo de la cámara, por los filtros y retoque digitales, y por los laboratorios fotográficos para lograr unas magníficas reproducciones montadas sobre soporte rígido.